Archivos para junio, 2008

Ztar Warz, el remake

Publicado: 09/06/2008 de Conectux.com en Sin categoría
Etiquetas:

En junio de 1977, Jim, John y Gary vieron “La Guerra de las Galaxias” en el Cine White City en Worcester, Massachusetts. Se impresionaron tanto, que meses después de ver la película, hicieron sus propios disfraces y se decidieron rehacer unas escenas en Super 8. El proyecto se convirtió en un cincuenta minutos de película.

El regreso de Darth Maul

Publicado: 09/06/2008 de Conectux.com en Sin categoría
Etiquetas:, ,

«No esta Palpatine. No hay Imperio. No hay Jedis. No hay luz ni oscuridad… solo tú y yo aquí ahora» Darth Maul en Tatooine, habiendo sobrevivido a “muerte” en Theed.

Sin Embargo, Maul sobrevivió de alguna manera a su bisección y a su caída en Naboo colocándole piernas cibernéticas. Su cacería de la única persona que lo derrotó, Obi-Wan Kenobi, comenzó. Él buscó a Kenobi muchos años siempre estaba un paso detrás de él, hasta que en 16 ABY descubrió a Owen Lars y al niño Luke Skywalker. El los atacó mientras permanecía encapuchado, sus piernas de droide (similares a las de Grievous) eran su única parte visible. El procedió a llamar en voz alta a un enemigo que no había visto, sin embargo, podía sentir. La malvada voz decía haber seguido a su adversario por años, perdiéndolo en Kamino, Geonosis y Mustafar, y haber matado a testigos en Polis Massa hasta finalmente encontrar información importante en Mos Espa de un viejo Watto que finalmente decapitó. La oscura criatura dijo que él sabía que Luke traería a su adversario hacia él.

En ese momento, un Obi-Wan Kenobi con el cabello gris, apareció en la arena, y la oscura figura arrojó su túnica a un lado revelándose como Darth Maul, la parte baja de su cuerpo fue sustituido por un par de piernas y abdomen cibernéticos, sus cuernos craneales crecían en forma de corona, tres veces más largos que su longitud original. Consumido por un odio mayor que el de antes y como nunca había vuelto a tener contacto con su maestro, dedico su vida a buscar venganza contra el hombre que tenia enfrente. Kenobi y Maul entablaron un feroz combate en el cual Maul perdió un brazo y varios cuernos, hasta quedar a merced de Kenobi.

Con su sable en la frente de Maul y su dedo en el botón, Kenobi vaciló en ejecutar a su oponente desamparado, pero la decisión quedo fuera de sus manos cuando un reestablecido Owen disparó en la cabeza del Sith con su rifle dañado. Obi-Wan dijo que se llevaría el cuerpo y lo quemaría en el mar de dunas, a lo que Owen contesto “Te dije que lo cuidaría bien, y lo haré. Eso venia por ti. Nunca regreses aquí. ¿Entiendes?” Obi-Wan se alejo con el cuerpo de Maul, hablándole a Luke a través de la fuerza, “No te preocupes. Estaré aquí… incluso si no puedes verme.”

Publicado originalmente en Star Wars Visionaries DESCARGAR AQUI

El General Grievous

Publicado: 07/06/2008 de Conectux.com en Sin categoría
Etiquetas:,


Hubo una época en la que el General Grievous no era una perfecta maquina asesina ni el Comandante Supremo de los ejércitos droides sino un simple, pero brillante , bárbaro. Su nombre era Qymaen jai Sheelal y era oriundo del planeta Kalee, un mundo al que por desgracia nunca llegó la justicia de la orgullosa República.

Durante generaciones los habitantes de Kalee estuvieron en lucha con los invasores Yam´rii en lo que se dio en llamar “La Guerra Huk” pues se creía que Huk era el planeta natal de la raza invasora.

Los Yam´rii eran carnívoros, algunos dicen que caníbales, y su superioridad tecnológica les permitía establecer colonias en un sistema sin preocuparse por el bienestar de las especies nativas. A estos insectoides solo les importaban los depósitos minerales y otros recursos útiles y en su imparable avance colonizaron y saquearon importantes planetas como Abbaji y Tovarosky.

Cuando llegaron a Kalee intentaron esclavizar a los nativos pero estos no tardaron en rebelarse y se enfrentaron a ellos usando sus primitivas espadas (lig swords), lanzas (shoni spears) y lanzaderas (slug throwers).

Criado en esta brutalidad Qymaen jai Sheelal creció odiando a los invasores alienígenas y gracias a su padre, que se enseñó a usar el “slug rifle” de precisión, con tan solo 8 años era un experto francotirador que había regado el suelo de Kalee con la sangre de más de 40 Yam´rii. Con 22 años la lista de muertos era tan impresionante que sus compatriotas le consideraban, y trataban, como a un semidiós.

Ronderu lij Kummar, una gran maestra de esgrima, era la compañera de armas más cercana a Sheelal y usaba una mascara tallada obtenida del esqueleto de un Karabbac que competía en ferocidad con la mascara de Mumuu que Sheelal había heredado tras la muerte de su padre.

Kummar instruyo a Sheelal en el manejo de la espada y él la correspondió mostrandole la satisfacción que producía utilizar con certera puntería un rifle Czerka Outlander. Los dos lucharon codo a codo en incontables campañas contra los invasores Yam´rii y acabaron con cientos de enemigos.

Algunos decían que Kummar era una “medio hermana” de Sheelal que se había perdido hacía años y otros aseguraban que ambos eran amantes. Fuese una u otra cosa se trataba de dos seres muy especiales, bendecidos por sus ancestros y que compartían una gran audacia ..

Mientras combatían juntos eran invencibles, pero separados era otra cosa tal como se demostró cuando se distanciaron en un combate que tuvo lugar en las playas de Kalee. Allí los Yam´rii mataron a Kummar y su cuerpo se perdió para siempre en las hambrientas aguas del Mar de Jenuwaa.

Sheelal necesitaba recuperar el cuerpo de su compañera para encontrar sosiego a su dolor y se embarco en un peligroso viaje hasta la distante isla monolítica de Abesmi donde rogó a los dioses que le permitiesen rescatarla de su tumba marina para poder verla una ultima vez. Los dioses se lo negaron y Sheelal trato de enterrar su dolor tomando 10 esposas con las que llegó a tener 30 descendientes. Nada de esto llenó su vacío y por eso tomó el nombre de Grievous y se convirtió en el guerrero más salvaje que Kalee había conocido.

Expulsar al invasor pasó a ser su único objetivo y tras entrenar a un grupo de compatriotas tan sedientos de venganza como él a los que llamó su “elite” luchó con tesón hasta conseguirlo. No contento con esto Grievous continuó su persecución y fue conquistando uno a uno los planetas que habían invadido los Yam´rii. Sus tropas atacaban con igual fuerza objetivos civiles y militares y en poco tiempo llegaron hasta Tovarosky donde fueron finalmente detenidos.

Los Yam´rii se habían aliado con la Federación de Comercio y rogaron a la Republica que intercediera por ellos. El Departamento Judicial de la Republica envió un equipo Jedi comandado por los maestros T´chooka D’oon y Jmmaar que tras juzgar el conflicto, presionados por el senado, fallaron a favor de los Yam´rii. Se impusieron sanciones y penalizaciones a los Kaleesh y la Guerra Huk se dio por terminada y eso obligó a Grievous a regresar con su familia.

Con el paso del tiempo los efectos de las sanciones fueron devastadores. La economía de Kalee fue diezmada y los Kaleesh empezaron a morir a cientos. El odio de Grievous por el gobierno de la Republica, así como por los Jedi que la servían, crecía día a día y llegó a su cenit cuando vio morir de hambre a sus esposas y cuando sus hijos fueron secuestrados y sometidos a todo tipo de perversos actos.

San Hill, el líder Muun del Clan Bancario, quería convertir a Grievous en uno de sus “cobradores” y se ofreció a compartir la enorme deuda de Kalee si el bravo guerrero aceptaba el trabajo. A Grievous le desagradaba la idea de servir a la mega corporación como “un matón rompe piernas”, pero su innato espíritu guerrero y la posibilidad de entrar nuevamente en combate le hizo aceptar.

Grievous inicio su carrera de cobrador de modo muy agresivo en mundos como Ord Mantell y Muunilist y como el Clan Bancario no contrató a sus guerreros demando que se pusiesen droides a su servicio. Hill deseaba conservar a toda costa a Grievous y, tras conseguir la autorización del Conde Dooku, dispuso la producción de los MagnaDroids IG-100, elevo su propuesta de aliviar el déficit de Kalee y prometió hacer todo lo posible por reinstalar el comercio en el planeta. La oferta era generosa pero cuando Grievous supo que la Republica no había hecho nada para impedir que los Yam´rii profanasen las tumbas Kaleesh en los mundos colonizados rompió el contrato y volvió a Kalee para tomar venganza.

San Hill se tomó muy mal la ruptura del contrato y aunque consideró la idea de ordenar el asesinato de Grievous le preocupaba que este pudiera sobrevivir al atentado y buscase vengarse de modo que optó por aliarse con el Archiduque Geonosiano Poogle The Lesser (Poogle el Menor) y juntos maquinaron un plan para que Grievous fuera su eterno aliado.

Dooku revive a Grievous con descargas Sith

Antes de que Grievous y su elite Kaleesh, despegara San Hill y Poogle, en connivencia con Dooku, ordenaron que se colocase una bomba de iones en la nave de Grievous y que se sabotease su asiento de pilotaje. Tras la detonación la nave cayo al Mar Jenuwaa y a una orden de Dooku la silla de eyección de Grievous lo lanzo lejos de los restos de la nave y fue rescatado de las frías aguas, sangrando y en estado de shock. Dooku utilizo impactos de rayos Sith (ver imágenes sobre este párrafo) para evitar que el guerrero sucumbiera a un ataque cardiaco y los MagnaDroids llevaron al general a un transporte donde droides médicos FX se pusieron a trabajar sobre él.

Mientras Grievous estaba inconsciente soñó que se había unido a sus dioses y a los espíritus de sus ancestros pero cuando despertó descubrió que estaba dentro de un tanque de Bacta .. San Hill le propuso liderar la armada de droides más grande de la historia y se comprometió a cumplir con su acuerdo de rescatar a Kalee del hambre. Solo pedía una cosa a cambio; que Grievous se convirtiese en un cyborg y que cada una de las partes de su cuerpo, excepto algunos órganos vitales, la espina dorsal y el cerebro, fuesen reemplazadas por dispositivos mecánicos.

Grievous solo deseaba la muerte y con ella el fin de su miseria pero cuando Hill le mostró a sus esposas e hijos moribundos aceptó el trato pero pidió conservar sus ojos. El pacto fue sellado y un nuevo monstruo nació.

Grievous: El General Droide

Fabricado con cerámica armoplast y duranium el nuevo chassis robótico de Grievous fue creado rememorando a un androide de la guerra Krath que guardaba cierto parecido con la unidad que acabo con la vida del mítico Arca Jeth, el maestro de Ulic Qel-Droma aproximadamente 4.000 años antes del Episodio IV ..

Capaz de rechazar no solo los disparos blaster sino incluso los de un cañón láser el General Grievous disponía, igual que la violenta raza Ebranita, de 2 pulgares opuestos en cada una de sus manos de 6 dedos y las garras podían ser separadas voluntariamente haciendo que el general pasase de tener dos brazos a cuatro. Venas electrificadas corrían a través de estos brazos y con ellas podía incapacitar a sus victimas. Sus talones magnetizados le permitían escalar paredes igual que una araña y los repulsores antigravitacionales de sus piernas de durasteel también podían ser utilizados como arma.

Tal como se le había prometido sus fantasmagóricos ojos fueron conservados (en realidad fueron mejorados cibernéticamente) y podían ser vistos a través de su visor. El resultado era sobrecogedor (ver imagen inferior) y su sobrecogedora mirada sembraba el terror entre sus enemigos antes incluso de iniciar la lucha.

Los ojos de Grievous

Insatisfecho con su rostro, carente de alma, el narcisista general grabó sobre el armorplast una nueva mascara que recordaba a la de su padre y decidió vestir una dramática capa que recordaba la sencilla manta que había lucido en la Guerra Huk.

Los órganos vitales que habían sido conservados constituían el punto más débil del nuevo cyborg y por eso fueron alojados, presurizados, dentro del abdomen de duranium.

La agotadora transformación de Grievous llevo varios meses y una vez que fue completada su primera misión lo llevó a las catacumbas de Geonosis, primera batalla de las Guerras Clon, donde facilito la fuga del Consejo Separatista. Durante esa operación el general mató varias compañías completas de soldados clon, acabó con la vida de varios Jedi e inició un nuevo ritual; coleccionar los sables de luz de sus enemigos.

Dooku quedó impresionado con la eficacia de Grievous y decidió entrenarlo en el arte de la esgrima y para ello le entregó un sable que había pertenecido al maestro Jedi Sifo-Dyas. El conde tenía en su poder el cadáver congelado de este famoso maestro . y había usado su sangre, con alto contenido de midiclorianos, para mantener con vida a Grievous tras el estallido de su nave.

El cadáver congelado de Sifo-Dyas

Grievous se convirtió en un experto espadachín y aprendió rápidamente los estilos clásicos de la esgrima Jedi ayudado por las modificaciones que los científicos geonosianos habían practicado en su cerebro mejorando su sentido del equilibrio y agitando sus centros neuronales asociados al sentimiento de ira.

Grievous entreno a los MagnaDroids IG-100 y en recuerdo de sus viejos compañeros de Kalee los llamó “su elite”.

Poco después de su primera misión Grievous fue enviado a la estación espacial Trenchant donde luchó contra los comandantes de la Confederación, Asajj Ventress y Durge. Los venció con facilidad y al hacerlo completó su ultima prueba y fue nombrado Comandante Supremo del Ejercito Droide Separatista.

La galaxia entera supo pronto de su existencia y en las noticias de la holonet se referían a él como “El Caballero Asesino”. Su gran “debut” como “asesino de Jedi” tuvo lugar en el planeta Hypori y desde ese día no cejo en su empeño de acabar con todos los miembros de la Orden.

Grievous lideró las fuerzas de la Confederación de Sistemas Independientes hasta lugares tan distantes como la estación de Banvhar, Nadiem, Togoria, Duro, Xagobah, Belderone y Kashyyyk y terminó en el mismísimo Coruscant donde secuestro al Canciller Supremo Palpatine.

Grievous dejo una estela de aproximadamente 100 Jedi asesinados y entre ellos están incluidos los que cortaron su avance en la colonia Huk de Tovarsky, lugar al que Grievous volvió como General Droide para completar lo que había empezado quemando a toda la población Yam’ rii.

Los intentos de Grievous por acallar sus demonios internos son poco conocidos y aunque los científicos geonosianos trataron de cerrar sus centros de memoria el general mantuvo dos de sus rasgos más característicos; el orgulloso y el narcisismo. La transfusión de sangre recibida del maestro Sifo-Dyas no le confirió poder para manipular La Fuerza y aunque ni los científicos ni Dooku esperaban que fuese así el General lo considero como un fallo personal y lo achacó a su debilidad.

Para solucionar esto Grievous realizó varios experimentos cibernéticos y podemos encontrar al menos dos ejemplos de ello. Uno involucró al Clan Bergruutfa de Padawanes, a los que capturó tras matar a su maestro Quarmall .. El otro tuvo lugar dos años más tarde cuando intentó esclavizar a la población Ugnaught del planeta Gentes. Grievous descubrió que esta raza podía adaptarse fácilmente a sus propósitos pero al poco tiempo cambió de opinión y empezó a darles caza por considerarlos “unas criaturas miserables”.

Los padawanes del Clan Bergruutfa

Gracias al dinero de Nute Gunray y al de la Federación de Comercio se crearon droides con cuerpo de duranium y se intentó repetir sobre los jóvenes padawanes el procedimiento que se había usado años atrás con Grievous. El experimento era muy peligroso pero gracias a Dios fue truncado por la intervención de los desertores Jedi B’ dard y Flynn Kybo.

Tiempo después Grievous se desplazó hasta el planeta Nelvaan donde el dirigente de la Tecno unión Wat Tambor había llamado su atención. El general quedó muy impactado por las similitudes entre los guerreros Nelvaan y sus compatriotas de Kalee e intentó hacer de ellos su nueva “elite”. Para conseguirlo engañó a los machos para que se alejasen de la tribu haciéndoles creer que él era una figura prometida de la mitología Nelvaan. Los guerreros fueron capturados y mutados . por los ingenieros Skakoanos que los convirtieron en cyborgs pero el experimento fue abortado por Anakin Skywalker que no dudó en sacrificar su brazo artificial para liberar a los guerreros.

Grievous estaba fascinado con la aparente indestructibilidad de su cuerpo cibernético y su arrogancia lo llevó a creerse invulnerable pero los últimos días de las Guerras Clon le demostraron lo contrario. El droide era solo un instrumento para los Sith y no estaba a su altura y por eso cuando se enfrentó con Mace Windu durante el intento de secuestro de Palpatine el experimentado Jedi usó la Fuerza para aplastar su caparazón de duranium. La violencia de la maniobra dobló el metal lacerando los pulmones de Grievous que desde ese momento sufrió una tos crónica y muy incómoda.

Grievous moriría poco después en el planeta Utapau a manos del General Obi-Wan Kenobi que utilizó la Fuerza para abrir el pecho de duranium del cyborg dejando así sus órganos vitales expuestos y vulnerables. Un simple pero certero disparo de blaster en esa zona sirvió para calcinar todos sus órganos vitales .. Ese día, con las llamas saliendo por las cuencas de sus ojos, Qymaen tuvo la muerte que deseó el día que perdió su alma tras caer al frío Mar Jenuwaa.

El Renaciemiento de Grievous fue publicado originalmente en Star Wars Visionaries DESCARGAR AQUI

Fuente: http://www.loresdelsith.net